ahorrar-climatizacion-oficina

Mudanza oficina, ¿cómo ahorrar energía en un sistema de climatización?

Rentabilidad. Al fin y al cabo, todo negocio que se emprende tiene como
objetivo dicha premisa.
Más allá de las ventas, si los gastos son muy equitativos a los ingresos la
rentabilidad se va a ver mermada. Por ello, si estás buscando una nueva
oficina o estás de mudanza, ¿cómo puedes ahorrar energía en un sistema
de climatización?

REVISA LAS TARIFAS DE LUZ

El ahorro energético es bueno para el planeta pero también para tu
bolsillo. Sin embargo, si queremos que el ahorro en la factura de la luz
verdaderamente se note, hay que revisar tu tarifa eléctrica. En este
sentido, contratar la tarifa de luz más adecuada es el primer paso para
poder comenzar a ahorrar en tu tarifa eléctrica; contratar la luz más
barata no es fácil, porque son muchas las comercializadoras y poco el
tiempo que gozamos. Para hacerlo más sencillo, lo más recomendable es
contratar la electricidad utilizando un comparador, para así encontrar el
contrato eléctrico que mejor se ajuste a tu situación.

Si, por el contrario, llegas a una vivienda en la que no hay suministro
eléctrico tras una mudanza, tendrás que dar de alta la luz. Este proceso no
es gratuito, conlleva el coste de unas tasas así como cumplir con todos los
requisitos necesarios para dar de alta la luz (reunir toda la documentación
necesaria como el DNI, contrato de venta o alquiler, etc.). Una vez que te
hayas puesto en contacto con una comercializadora de luz y de gas,
podrás dar de alta la luz tras tu mudanza y en pocos días – menos de 7
laborables, aproximadamente – ya tendrás suministro eléctrico en tu
hogar.

EQUILIBRIO, PRINCIPAL INCONVENIENTE

Resulta muy complejo que unas mismas infraestructuras todo el equipo o
personal que forma parte de él goce de la misma temperatura en
cualquiera de las áreas.

Aislamientos, orientación, activos y demás factores inciden directamente
en la calidad ambiental de dichas oficinas.
Existen una serie de medidas que podemos implementar con el fin de
aminorar al máximo esta partida de gasto:

Usa la climatización solo cuando es imprescindible

En muchas ocasiones, encendemos nuestro equipo de aire acondicionado
por inercia, sin pararnos a pensar si realmente lo necesitamos o si es
prescindible con el simple hecho de abrir las ventanas y mejorar la
ventilación de nuestro espacio.

Decantate por aparatos eficientes energeticamente

Parece obvio, pero no todo el mundo es consciente de ello. Elegir a la hora
de instalar nuestro sistema de climatización aparatos eficientemente
energéticos es el primer paso que podemos dar para ahorrar en nuestra
factura de la luz. Y aunque a priori pueda parecer un costo mayor, se trata
de una inversión que rentabilizarás en muy poco tiempo.

Establece una temperatura media

La diferencia de temperatura entre el exterior y el interior no debe exceder
los 12 grados. Así, debes saber que cada grado de diferencia que
implementes puede acarrear un sobrecosto del 8%.

Limpieza regular del sistema

Si tus filtros están obstruidos y sucios, estás obligando a tus aparatos a
hacer un mayor esfuerzo para enfriar y por ende, consumirás más energía.
Un buen aislante también es importante

Apuesta por un buen aislante que permita preservar la temperatura

alcanzada en el recinto. Intenta dejar ventilada la sala durante las últimas
horas del día y primeras de la mañana, mientras que por el contrario cerrar
puertas y ventanas durante el funcionamiento de tu equipo permitirá que
la temperatura se alcance con mayor facilidad.